Para ella…

Tiempo atrás conocí a una mujer fuerte de la que mi admiración se llenaba, pues era ella la del carisma,la que con una sonrisa alegraba toda la jornada, y es que en esa sonrisa franca ,demostraba ser una de esas mujeres sin temor a nada.

Autorretrato

Es cierto que las heridas de una guerra no marchitan a la flor,
 sino que demuestran  que la flor que ha sido bella  es aún más bella cuando, a pesar de la desolación, se transforma
en una guerrera para enfrentar amenazas con cada una de sus fuerzas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s